¿Conoces el Doga? Practica yoga con tu perro

¿Conoces el Doga? Practica yoga con tu perro
24 enero, 2018 moon

Si te gustan los perros y te gusta practicar el yoga, estás de enhorabuena. De entre las muchas variedades del yoga, desde hace unos años ha nacido la versión canina del yoga: El conocido como Doga.

Doga perro

El Doga, es una variedad del Yoga que consiste en practicar yoga con tu perro. Su nombre proviene de la unión de Dog y Yoga que ha originado la palabra Doga, con un significado claramente intuitivo.

Aclaremos que el Doga no consiste en que tu perro practique yoga, si no que se sea la persona la que practique yoga con su perro. La idea proviene de la profesora de yoga Suzi Teitelman y surgió en Florida (EE.UU.) en el año 2011. Hoy podemos decir que es una práctica que se ha extendido por todo el mundo y que poco a poco va ganando más adeptos.

¿Cómo surgió la idea?

Cuando la yogui Suzi comprobó que al practicar yoga en casa con su perro delante, éste conseguía relajarse con más facilidad, decidió probar a llevarle a las clases de yoga y hacerlo participar de manera activa en los ejercicios y posturas de yoga.

¿Cuáles son los beneficios del Doga?

Pronto se comprobó que el hecho de practicar yoga con tu perro tiene un doble beneficio, por un lado, mejora la conexión entre la mascota y el dueño, por otro lado tiene un efecto relajante y de reducción del estrés para el perro.

¿Pueden practicar Doga todas las razas de perro?

Sí, el Doga es perfecto para cualquier tipo de perro. Evidentemente el tamaño del perro influirá en las posturas que podamos hacer con él. Si el perro es muy grande, quizás sea complicado hacer determinadas asanas o posturas de yoga.

¿En qué consiste una clase de Doga?

Aunque es posible que la clase varíe en función del centro de yoga donde se imparta, lo normal es que una clase de Doga, o yoga con tu perro se estructure en cuatro partes.

  1. Masajes y estiramientos suaves para ir calentando nuestro cuerpo y el de nuestra mascota para la actividad física.
  2. Técnicas de respiración y puesta en marcha de las diferentes posturas de yoga.
  3. Estiramientos para evitar posibles lesiones, contracturas e incluso agujetas.
  4. Relajación en la que dueño y el perro se estiran y disfrutan de la tranquilidad.

Pasa tiempo con tu perro, disfruta con él.