Amir

Perdimos al perrito de nuestras vidas, ese rottweiler que era fuerte, noble y transmitía amor a cualquiera…Ahora,cuando me despierto en las mañanas ya no lo veo tendido a mi lado ocupando mas de media cama, ya no me espera ansioso por las mañanas para poderlo sacar a pasear, sin siquiera dejarme tomar mi café tranquilamente…

Lo extraño y es mi segunda semana sin el…

Hoy recuerdo todas esas noches que te levantabas para beber agua, luego volvías en silencio y te acercabas a mi cama y con dificultad te subías para asegurarte de que todavía estábamos allí, y seguías velando por nuestro sueño tan feliz de volverte a poder subir a nuestra cama…

Siempre le pedí a Dios que lo hiciera eterno, que no me lo quitara nunca, que siempre lo dejará con nosotros, pero… sus planes fueron otros y no nos hizo caso, no me escuchó o quizá estaba distraído.

Es duro despedirse de quién te ha acompañado durante más de 10años, y ha sido como un hijo para nosotros, él me acepto desde el minuto 1 que entre a la vida de su papá, y me apoyó cuando más lo necesitaba y bien que sabía cuando mas le necesitaba,,, si nos enfermábamos el era nuestro mejor enfermero, te lengüeteaba toda la cara, te miraba y sin decirnos nada, nos lo decía todo….

Siempre me enseñó lo bueno de la vida, nos dio su amor incondicional sin importar nada, era feliz con poderse dormir a nuestro lado de la cama, pero siempre seguía alerta de cualquier movimiento o ruido extraño..

Él tenía el deber de entregarme en mi boda a su papa Simi, se suponía que tenía que llegar hasta que estuviera viejita, pero no resistió, aunque lo intentó mucho fue un héroe y supero un pre-infarto y dos infartos en 3 días, hasta que su corazón dejo de latir, lucho por cumplir nuestro sueño hasta el fin…

Hablo de Amir, y es como hablar de magia, mi mejor amigo de cuatro patas, mi protector en los días y noches grises, mi primer perro, mi gran amor…

Lloro lágrimas de dolor por la cantidad de pena que siente mi corazón. Me consuela el hecho de que tú estás aquí en casa, cerca de nosotros en tu casita eterna cuidándonos, como hacías estando en vida…

Te llevaré en mi corazón hasta el final de los tiempos. Cada vez que me enfrente a un nuevo reto o camino nuevo, voy a recordar el amor incondicional que brindaste y que nos llevó a Simi y a mí de cuidar de ti como mejor supimos hacerlo, perdónanos si en algún momento te pudimos fallar, fue sin intención alguna … En el fondo ambos sabemos que a nuestro lado fuiste un perro muy muy feliz. Besos al cielo mi príncipe…

Te extrañaremos cada día de nuestras vidas.

00000