Amor

Mi pequeño tesoro, hace ya cinco días que dejamos de estar juntos. Parece que ha pasado tanto tiempo y sin embargo, tu ya no estas aquí, llamándome y pidiéndome que te de tus golosinas. Perdóname porque tuve que tomar la decisión más dura, y permitir que durmieras el sueño eterno, no quería tenerte unas horas más con tu agonía, porque mi amor por ti es tan grande que no soportaba verte sufrir más mi dulce pequeño. Hubiera querido pasar el resto de mi vida contigo, poder jugar y contarte las cosas que te contaba, cogerte en brazos y darte besitos, o contarte tus cuentos todas las noches. Ahora nuestra casa está triste y vacía, porque nuestro rayito de sol, ya no está para llenarla de vida con tu presencia, y es tan grande tu ausencia, que nos hace recordar con crueldad que ya no estamos juntos, y lastima nuestro corazón sin piedad. Cuando pienso que ya no veré tu preciosa cara, me duele, con un dolor tan profundo que sólo puede venir del fondo del alma. Añoro nuestros abrazos y besitos, y esos ratos en los que demostrabas todo el cariño que sentías hacía mí todo lo que eras capaz de dar todo tú amor y fidelidad, me querías. Gracias. Has sido luz de mi vida, esa luz que sólo la pueden dar los seres maravillosos como tú mí querubín, en una vida oscura llena de incertidumbre con momentos tan duros por los que tú y yo hemos pasado. He recorrido mi camino gracias a ti, alumbrada por tu alegría y tus bellos ojos, desde que nos vimos y me seguías donde quiera que iba. En tus dieciocho años, me has dado todo tu amor sin condiciones. Ahora ese sendero tendré que andarlo sola sin ti, sin tu hermosa compañía. No posee más quien más dinero tiene, sino quien más amor ha dado, y ha recibido. Yo he tenido el tesoro más valioso y bonito, y has sido tú mi amor. Gracias por todo el amor que nos has dado a esta familia que tanto te quiere, durante todos estos años, y a la que has dejado sumida en la mayor tristeza. Mi cielo, mi niño has sido un maravilloso ángel que inundó nuestras vidas de amor y alegría. Se que algún día volveremos a estar juntos, no nos olvides cariño, porque nosotros no te olvidaremos. La vida sin ti, será triste para la yaya y mami. Daría cualquier cosa por volver a vivir contigo todo este tiempo, y si se me concediera un deseo, pediría volver a compartir contigo el resto de vida que me quede. No seas demasiado travieso, y no te sientas sólo sin mí, yo estaré pensando en ti cada vez que mire hacia el cielo, cada vez que oiga un pajarito cantar, o te buscare cuando el atardecer llegue a su fin; nos veremos en mis sueños cielo; mami siempre te buscará. Y cuando cruce el puente del arco iris y vengas con tus hermanitos hacía mí, corriendo y te coja en mis brazos te daré todos los besos que ahora no te puedo dar. Nada nos volverá a separar nunca más y volveremos a estar juntos. Buenas noches mi amor. ¡Descansa en paz mi niño!

00000

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.