Audrey

Queridísima Audrey, hace ya dos meses que nos dejaste y aún lloramos tu ausencia.

Papá está muy triste y se siente muy solo sin ti. Yo, por otra parte, siento que se me ha ido un trozo de mi vida, tu muerte me ha roto el corazón. Eras una gatita muy buena y sociable y no te gustaba estar solita, y decidí que te fueras sin dolor pero entre mis brazos, te prometí que no te irías sola y espero que por ese pequeño gesto te fueras en paz.

Audrey tu me enseñaste muchas cosas, pero destaco sobretodo que me enseñaste que se puede amar de muchas maneras y que hay muchos tipos de amor, antes de que llegaras a mi vida desconocía eso, y tu me lo enseñaste, te doy las gracias por ello.

No te vamos a olvidar jamás y te voy a querer hasta el último día de mi vida.

No se que habrá después de la muerte, es el gran misterio, lo único que quiero es que haya lo que haya ahí estés tu, para volver a verte.

Te quiero cariño, espero que hayas sido tan feliz como tu nos has hecho a nosotros.

Hasta pronto.

00000
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]