Bully

Llegaste a mi vida un 30 de enero, de hace 10 años, eras una miniatura de unos 2-3 meses, muy pequeño demasiado.
Desde el principio tuviste que luchar para salir adelante, y empezaste a crecer a mi lado. La vida te dio un golpe siendo muy joven, dejaste de andar de un día para otro, y volvimos a luchar, vamos si luchamos. Contra todo pronóstico con mucho trabajo durante casi un año, lo conseguimos volviste a andar y a correr, cuando todos decían que pena, me regalaste otros 7 años más de alegrías.
Hace un año tuvimos un pequeño susto, volví de trabajar y vi que algo no iba bien, pero seguimos adelante salimos del bache y seguiste luchando…
Me has regalado casi otro año más, hace casi 3 meses me diste el susto de mi vida, pensaba que en esos días tendría que tomar una decisión y volviste a luchar, lo llevabas dentro no podías no hacerlo, me has regalado casi 3 meses de lucha de remontar, de días malos también, pero prometí acompañarte hasta el final.
Llevabas 3 semanas muy buenas, lo comentaba con papá hace pocos días, pero ayer mi corazón sentía que algo no iba bien, y cuando tuviste el primer ataque supe que no sería igual…
Te había prometido acompañarte hasta el final, y no dejarte sufrir, no fue necesario tomar esa decisión, tú la tomaste por mi, y después de un par de horas a tu lado decidiste tú momento de partida, en casa tranquilo, entre mis brazos y con caricias hasta el final, avise a papá para que se despidiese de ti, y en ese momento descansaste. Solo puedo darte las GRACIAS, me quedo rota no puedo negarlo.
Gran parte de mi corazón te va a pertenecer siempre, serás siempre tu, hay cosas que solo pasan una vez en la vida. Te voy a amar siempre, gracias por haberme enseñado el significado del amor incondicional y enseñarme a luchar.
Eternamente agradecida mi pequeño.

00000