Hacker

Es curioso, pero también llegaste en mayo, hace seis años. Fue tras un viaje a Portugal cuando comenzaste a formar parte de nuestra familia, eras pequeño y entonces era muy fácil cogerte en brazos, seguro que lo recuerdas.

Ahora nos dejas a medio camino por recorrer juntos. Hemos vivido inviernos, veranos, paseos, viajes como un verano en Galicia yéndonos a la playa o un agosto en París y Bruselas, también nocheviejas, navidades y hasta nuestros cumpleaños. Tus primeros meses locos fueron divertidos, enseñarte las normas de la casa y esos paseos en los que siempre te gustaba tirar e ir siempre corriendo.

Tus hermanos guardamos un buen recuerdo de cada día, con José seguro que recuerdas esos paseos después de la comida y también cuando eras pequeño cuando pusiste tu huella en su tarta que hizo mamá, y por mi parte (Juanjo) no se me va a olvidar mi gran caída corriendo contigo en esos primeros meses tuyos. Seguro que recuerdas también nuestros paseos nocturnos o que te gustaba ir a tirar la basura con nosotros dos. Y qué me dices de aquella vez que fuimos a recoger nuestra pizza hawaiana que habíamos pedido, nos duró dos días.

Para papá y mamá se les va un hijo, su bebé como te decía mamá, te llevas el recuerdo de hacer viajes en tu Kuga, sabías cuál era el coche donde viajabas y donde papá te subía en brazos porque así te gustaba. Todos notaremos tu ausencia, pero mamá lo sentirá más porque siempre estabas con ella, especialmente en la cocina, ya conocías todos los olores y sabías qué había para comer cada día, de eso seguro que no tienes quejas, mamá te ha consentido mucho con tus gustos favoritos como la pasta, el queso o tu atún.

Te vas, pero de alguna manera estarás siempre con nosotros vayamos donde vayamos. Espero que hayas sido muy feliz como nos lo has hecho a nosotros cada día, como todas esas mañanas que venías con tus peluches a despertarnos.

Sigue corriendo y tirando de la correa, Hacker.

 

00000