Hipólito

Hipólito mi amigo fiel.
Durante 22 años has acompañado mi vida y has sido un todo para mi. Llegaste para hacer más fácil la adaptación de Vandy que llegaba desde Inglaterra y aquí no se sentía cómodo y al final tu llegada cambio a todos. Decididamente tu me elegiste a mi y no yo a ti, porque tu vida a mi lado me ha enseñado a valorar tu cariño, compañía, amor, no me dejabas sola en ningún momento llegando a decirte que eras un pesado…..por la noche también a mi lado y claro en tu sitio ya homologado en la cama…un amor eras. Te dormías pegado a mi y cuando intentaba despegar me volvías a ponerte delante de la almohada para que volviese a acogerte rodeandote con mi brazo.
En el día a día eras especial…Comias con tu particular manera de pedir la comida y beber agua…solo de tu vaso y encima de la mesa y maullabas para avisar que la querías fresquita. Siempre te decía que no habías sido gato en tu vida anterior..no tenías costumbres de gato jejeje. Todo tu me hacías sentir querida y acompañada en todo momento…..hasta saliendo de la ducha no te gustaba que hubiese perdido tu olor y volvías a pegarte sin dudarlo hasta que considerabas que ya era tuya otra vez.
Tu marcha me ha dejado muy vacía, me puede consolar que estes en compañía de Vandy, Blanca y Pucca que no te dejarán sólo y estáis los 4 juntos ahora jugando y esperando un día a poder reunirnos todos en ese maravilloso arco iris, pero de momento yo aquí te echo de menos mucho. No hay rincón de casa que no estés presente. Tus 22 años han estado llenos de recuerdos pero quería más y creo que tu también esperabas alguno más, pero la enfermedad no era una opción para ti a cambio de una vida sin tu entusiasmo y vitalidad.
TE DOY LAS GRACIAS por elegirme aquel octubre del 97, porque insisto has sido tu quien elegio acompañarme a mi y ofrecerme todo tu amor por eso tienes un lugar en mi corazón especial y ya es tuyo para siempre.
Te quiero Hipólito mi vida.

00000