O’Neal

Te fuiste en el último fin de semana del verano, así eras tú, como mamá, te encantaban el sol y el calor.
Tan pequeño y sin embargo tan fuerte y valiente, nuestro pequeño guerrero… 17 años, 8 meses y 17 días y, como dice la abuela, caiste como los grandes, de una vez. Apenas pisaste un veterinario.
Meón, gruñón, muy mimado y un poco tiranillo. Dejas el invierno en el corazón roto de todos los que te conocimos.
No imaginas cuánto amor te llevas, volveremos a vernos.
Te amamos O’Neal

00000