Sandy

Sandy, han pasado casi tres meses desde que decidimos que te merecías un descanso por mucho que nos doliera el alma y todo esto ha pasado desde que ya no te vemos por casa:

 

– Tus hermanos perrunos te echan de menos, cada uno a su manera. Sira ahora es la única chica de casa pero sigue siendo la lider, ya no tiene a quien limpiar los ojitos. Silver ha empezado con problemas en las articulaciones, como tú hace unos años, pero está perdiendo peso para que no vaya a peor (ya pesa sólo 22kg). Selly echa de menos jugar contigo a correr y morderte. Todos respetan tu cama, ninguno duerme en ella, tampoco se tumban en tu sitio, saben que la esquina cerca de la puerta de papá y mamá es tuya y será tuya siempre.

 

– Papá y mamá te echan de menos, echan de menos tropezarse contigo en la cocina, tus soniditos al tumbarte y ver pelitos blancos por el suelo. No está siendo buen año, hemos perdido a varias personas y estoy segura de que si estuvieras aquí se haría más llevadero.

 

– Los niños todavía se acuerdan de ti, cuando hacemos recuento de perritos en casa ellos terminan la lista diciendo «también está Nany». En el veterinario dicen que «Nany» está dentro en consulta. Les hemos dicho que estás en el arcoiris y que nos cuidas desde ahí.

 

– Por mi parte, el bebé que te dije el último día que tenía en la tripa sigue creciendo, es un niño y se va a llamar Tiago, va a nacer en febrero. Me da pena que no pueda jugar contigo y cogerte tu orejita de la suerte, tampoco podrá tener una foto contigo como sí tienen los niños.

 

En general, todos te echamos mucho de menos, pero seguimos sintiendote por casa, porque sabemos que aunque no te veamos estás aquí cuidandonos. Gracias por habernos elegido el día que fuimos a adoptar un perrito a la protectora, esperamos haber estado a la altura y haberte dado todo el amor del mundo que te merecías.

 

Te queremos Sandy.

 

00000

Llamar Ahora

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]